Parametría

Por Parametría Investigación Estratégica

Corrupción y Transparencia: ¿Los temas de 2018?

Tal vez una de las preguntas más relevantes para la elección presidencial de 2018 es cuál será el tema que importará más a los electores para definir su voto. Desde la elección intermedia de 2015, tanto para las elecciones locales como para la federal fue necesario incluir el tema corrupción en la agenda de investigación electoral, particularmente en las encuestas de salida.

Parametría

Parametría es una empresa dedicada a la investigación estratégica de la opinión y análisis de resultados, herramienta fundamental para conocer la imagen de las instituciones o personas, la…

Para las doce elecciones a gobernador de 2016 esta agenda de investigación no cambió. El tema de corrupción no sólo siguió si no que se acentúo. Casos de gobiernos locales como el de Veracruz, Sonora o más recientemente el de Chihuahua, pasaron a ser nacionales. En alguna medida los temas locales de corrupción se hicieron nacionales y pasaron a afectar las elecciones de gobernador en todo el país en 2016.

Para 2017 sin duda será un tema relevante. Dependerá de cómo las campañas lo presenten, lo usen y lo hagan visible. De hecho ya se está asumiendo como un tema relevante en campañas de Nayarit, Coahuila y Estado de México. No sabemos todavía su dimensión o su impacto.

Lo cierto es que para 2018, si no es el tema más importante, será uno de los principales. Por ello es necesario conocer qué piensan los ciudadanos acerca de la corrupción y cómo lo evalúan hoy a nivel nacional.

Es inevitable que la evaluación empiece con el gobierno en turno. Ver cómo lo percibe la población será importante para determinar los posicionamientos de las campañas de 2018. A partir de ahí se verán las fortalezasy debilidades en el tema.

La evaluación del desempeño del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto en el combate a la corrupción es crítica. Los datos muestran que para diciembre de 2016 la calificación negativa alcanzó su punto más alto, con un 68 por ciento.

Datos de Parametría levantados en julio de 2016, muestran que el conocimiento que tienen los mexicanos hacia la existencia de una institución encargada de combatir la corrupción no ha variado mucho. Entre febrero de 2015, mes en que fue propuesta la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), se observa que el porcentaje de personas que sí saben de la existencia de algún organismo orientado a combatir la corrupción aumentó sólo un punto (de 44 por ciento a 45 por ciento).

Mientras que la cifra de personas que dicen que no existe una institución con estas características disminuyó de un 30 por ciento a un 26 por ciento. En julio de 2016 sólo cuatro de cada diez personas (40 por ciento) dijeron haber escuchado del SNA. El 60 por ciento de los mexicanos afirma que nunca ha escuchado acerca de esta institución.

Sobre la efectividad que el SNA pueda tener para cumplir su objetivo, más de la mitad de los entrevistados (54 por ciento) considera que esta institución ayudará poco o nada para reducir los casos de corrupción en el país. Mientras que el 27 por ciento considera que el SNA sí contribuirá mucho o algo para combatir la corrupción.

Para hacer esta evaluación completa es importante ver el otro lado de la moneda. Las percepciones sobre Transparencia y Acceso a la Información Pública. La última encuesta cara a cara de Parametría presenta los datos de conocimiento y opinión sobre el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). Si bien esta no es la única forma de combatir la corrupción es uno de los principales instrumentos.

Con respecto al conocimiento de los mexicanos hacia la Institución, sólo el 14 por ciento de los entrevistados dice saber que la sigla INAI representa al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales. Ocho de cada diez personas (79 por ciento) afirman no conocer este nombre. Y un 7 por ciento de los mexicanos cree que la sigla INAI representa otra institución.

El conocimiento de los mexicanos hacia el INAI ha disminuido en el tiempo. En seis años esta cifra ha descendido 5 puntos, desde 2011 (19 por ciento) a 2017 (14 por ciento). Paralelamente el desconocimiento hacia el INAI ha aumentado. Especialmente luego de la aprobación de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública y el cambio de nombre del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) por el de Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI) en 2015. La cifra de personas que no saben qué es el INAI alcanzó para marzo de este año el 79 por ciento.

La mayoría de las personas considera que la información como gastos, sueldos de funcionarios y datos de licitaciones están de manera oculta y difícil de conocer. En relación a la información proveniente del Gobierno Federal el 79 por ciento de los entrevistados cree que es de difícil acceso. Esta percepción aumenta 8 puntos cuando se pregunta acerca de la información del Gobierno Estatal (87 por ciento), y cuando se trata de información proveniente del Gobierno Municipal alcanza el 85 por ciento de opinión. Sólo una de cada diez personas cree que la información proveniente del Gobierno Federal es transparente y de fácil acceso (10 por ciento).

Con respecto a la percepción de la información proveniente del Gobierno Federal, la tendencia histórica muestra que la opinión sobre si los datos están ocultos y difíciles de conocer ha aumentado 9 puntos desde 2011. Mientras que la percepción de que esta información es transparente y de fácil acceso para los ciudadanos disminuyó de 18 por ciento a 10 por ciento en seis años.

En relación a la información a nivel de Gobierno Estatal, la opinión de los mexicanos acerca de la dificultad para conocer estos datos ha aumentado 19 puntos en seis años, de 68 por ciento (2011) a 87 por ciento (2017). Se observa que el porcentaje de personas que consideran que esta información sí es de fácil acceso y transparente descendió de un 18 por ciento a un 4 por ciento.

Acerca del conocimiento en la solicitud de información pública al gobierno, nueve de cada diez mexicanos afirma no saber el procedimiento (90 por ciento). Sólo un 9 por ciento de los entrevistados dice sí saber cómo realizar una solicitud a los organismos de gobierno.

El conocimiento de cómo realizar una solicitud de información al gobierno ha variado con el tiempo. El porcentaje de personas que dice saber el procedimiento de solicitud ha bajado 5 puntos de 2011 (14 por ciento) a 2017 (9 por ciento). Con respecto a quienes no saben cómo solicitar información pública al gobierno, la serie histórica muestra que la cifra ascendió de 86 por ciento a 90 por ciento.

Acerca de los motivos que limitan el acceso a la información pública, los datos de opinión muestran que 4 de cada 10 mexicanos creen que los ciudadanos no se informan porque no hay un interés por parte de ellos (39 por ciento). Un tercio de los encuestados (30 por ciento) opina que el acceso a la información pública es difícil, por eso los ciudadanos no están informados sobre temas como gastos, acciones y programas de gobierno. Y casi otro tercio de los mexicanos (28 por ciento) dice no saber el motivo de esta limitación al acceso a la información.

La serie histórica muestra que la opinión sobre la falta de interés por parte de los ciudadanos a acceder a la información pública ha descendido 13 puntos, de 52 por ciento (2011) a 39 por ciento (2017). La percepción de que el acceso a la información de los gobiernos es difícil también disminuyó, 6 puntos en seis años.

En resumen podríamos decir que los ciudadanos tienen una visión crítica y negativa del combate a la corrupción en esta administración con una expectativa baja de los mecanismos para enfrentarla. Si bien el debate lo podemos ampliar a si sólo los órganos de gobierno federal están obligados a tomar cartas en el asunto, lo cierto es que se perciben como los más responsables. Está por verse cómo evoluciona el tema, pero no queda duda de que su relevancia para 2018 será mayor.

Hay analistas que dan por hecho que este será el tema de 2018. Por las percepciones que observamos no son buenas noticias para el gobierno en turno. Habrá que observar su evolución.