Parametría

Por Parametría Investigación Estratégica

Existe censura entre los medios: Periodistas

En esta segunda entrega de la Encuesta Nacional realizada a periodistas, la cual fue elaborada por Parametría, la Universidad Iberoamericana, Freedom House México y Fundación Este País, presentamos algunos datos sobre censura, autonomía laboral y ética en el ejercicio del periodismo en México.

Parametría

Parametría es una empresa dedicada a la investigación estratégica de la opinión y análisis de resultados, herramienta fundamental para conocer la imagen de las instituciones o personas, la…

La percepción de censura entre los periodistas y comunicadores mexicanos muestra que nueve de cada diez creen que la misma es una práctica ejercida desde el interior de los medios de comunicación (93 por ciento). Un porcentaje similar considera que la censura también es ejercida por elementos o agentes externos a los medios de comunicación (92 por ciento). Para el 59 por ciento de los participantes la censura es una práctica individual.

Se observa que la libertad que los comunicadores tienen para informar sobre ciertos temas depende de variables internas: siete de cada diez entrevistados (71 por ciento) creen que “a veces” o “siempre” los dueños o propietarios intervienen activamente en las decisiones editoriales. Asimismo un 66 por ciento de las personas opina que por miedo a veces no publica, o suaviza, información que puede perjudicar a ciertos grupos.

Más de la mitad de los participantes (53 por ciento) considera que “ocasionalmente” o “nunca” el área de publicidad o administración participa en las decisiones editoriales. Y nueve de cada diez participantes (89 por ciento) aseguran que en el medio “ocasionalmente/nunca” lo han amenazado con perder el empleo si revela información.

Respecto al tema de la autonomía, se observa una percepción positiva en el ejercicio laboral: ocho de cada diez periodistas (83 por ciento) consideran que sí tienen libertad para elegir los temas que van a reportear o investigar. Un 78 por ciento dice poseer la autonomía para determinar los aspectos a destacar en un tema o noticia, 77 por ciento de los reporteros considera que siempre logra cubrir un tema interesante.

En relación a la ética, un 75 por ciento de los participantes de la encuesta está de acuerdo en que las condiciones de su trabajo permiten respetar la ética profesional. Sobre la existencia de políticas editoriales 66 por ciento afirma que en su medio hay una política bien definida.

El estudio arroja también que seis de cada diez reporteros (60 por ciento) afirman que los documentos que redactan no son editados por sus superiores o colegas. Sin embargo, más de la mitad cree que algunas veces los límites éticos no son respetados debido a las presiones comerciales y empresariales (56 por ciento). Asimismo más de la mitad de los entrevistados (55 por ciento) está de acuerdo en que el código de ética es claro y conocido por todos los que trabajan en su medio.

Acerca de la percepción que los periodistas tienen hacia las instituciones sólo el 17 por ciento está de acuerdo en que existe la confianza hacia los procedimientos gubernamentales que protegen o salvaguardan el trabajo periodístico.

En torno a las prácticas éticas del gremio para obtener información, más de la mitad de los encuestados consideran que al momento de investigar un tema sí son válidas acciones como ocupar información publicada en otros medios (67 por ciento), filtraciones (66 por ciento) e infiltrarse para obtener información desde el interior de un lugar (63 por ciento).

Ahora bien, menos de la mitad de los entrevistados creen que es válido utilizar sin autorización documentos confidenciales, empresariales o de gobierno (47 por ciento). El 38 por ciento opina que también es válido usar cámaras o micrófonos escondidos y un tercio está de acuerdo con hacerse pasar por otra persona (29 por ciento). Las estrategias consideradas como menos válidas para obtener información, según los participantes, son: utilizar sin permiso documentos personales (16 por ciento), presionar o acechar a fuentes no dispuestas a hablar (16 por ciento) y pagarle a alguien por información confidencial (15 por ciento). No respetar la confidencialidad de la fuente es la práctica menos permitida según los periodistas, con un 96 por ciento de rechazo.

El cruce de los datos anteriores según al tipo de medio al que pertenece el periodista arroja resultados interesantes. La utilización sin autorización de documentos confidenciales, empresariales o de gobierno es la práctica más válida para los reporteros de medios digitales o redes sociales (54 por ciento). Otro dato interesante que infiltrarse para obtener información es la estrategia más válida para los reporteros radiales (75 por ciento).

La práctica de hacerse pasar por otra persona es la más aceptada entre los periodistas de otros tipos de medios (34 por ciento). Para siete de cada diez periodistas de prensa escrita las filtraciones son una estrategia válida en el ejercicio de su profesión (70 por ciento). Y utilizar información publicada en otros medios es una práctica válida en la mayoría de los medios, siendo los profesionales de la radio quienes lideran esta opción (83 por ciento).

Finalmente, en este estudio se consultó a los participantes, en formato de pregunta abierta, acerca del papel que ellos creen cumplir como periodistas al interior de una democracia. Las respuestas se presentan en nube de palabras, donde las frases de mayor tamaño fueron las que tuvieron menciones con mayor frecuencia por los entrevistados.

Las respuestas fueron variadas, pero la idea más constante en torno al papel de los periodistas fue el de informar: “proporcionar información confiable” e “informar para formar una opinión”. Otras de las ideas más frecuentes fue la de “investigar”, “revelar la verdad” y “ejercer la libertad de expresión”.

De acuerdo con los datos, se observa que los periodistas manifiestan tener un compromiso en su labor de informar. Al momento de reportear los encuestados respetan la ética, aunque consideran prácticas como ocupar información de otros medios como estrategias válidas.

Paralelamente, las cifras muestran que la censura no depende sólo de factores externos, sino también de variables internas del medio de comunicación: los comunicadores prefieren evitar presiones a través de la autocensura.