Innovador sensor para la medición de la calidad del aire entra en producción en 2020

El experto en iluminación y electrónica Hella ha desarrollado un sensor de partículas que permite medir incluso pequeñas concentraciones de partículas en el interior y en las inmediaciones de los vehículos.

Esto incluye partículas finas de polvo con un diámetro de menos de 2.5 micrómetros. La calidad del aire se mejorará continuamente tanto para el conductor como para los pasajeros con la ayuda del nuevo sensor. Se espera que el sensor de partículas PM2.5 entre en producción en serie a finales de 2020. Su primer cliente será un fabricante europeo premium, que inicialmente incorporará el sensor en sus vehículos para el mercado asiático.

"Las altas concentraciones de partículas continúan siendo un gran peligro para la salud, especialmente en las zonas urbanas. Esto se debe a que pequeñas partículas de polvo fino en particular pueden acumularse en los pulmones, donde causan riesgos para la salud a corto y largo plazo". , dice Marco Döbrich, jefe del campo de negocios Sensores y del Centro técnico en el sitio de Hella en Bremen, donde se desarrolló el sensor. "Queremos contribuir a mejorar de manera sostenible la calidad del aire individual. Nuestro nuevo sensor de partículas es un componente clave en este contexto".

El pedido del cliente contempla inicialmente equipar vehículos con dos sensores PM2.5. El primer sensor controla la calidad del aire dentro del vehículo y la mejora regulando automáticamente el suministro de aire y el uso eficiente de los filtros de aire.

El segundo sensor mide la concentración de polvo fino en las inmediaciones del vehículo. Esta información se puede utilizar para la visualización y el control automático de recirculación de aire.

El sensor de partículas PM2.5 también se puede utilizar para implementar otros casos de uso digital, como la planificación de rutas teniendo en cuenta la calidad del aire local.