Adquieren politécnicos experiencia en programación al desarrollar robots

Con el propósito de aplicar sus conocimientos de programación, alumnos del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 3 “Estanislao Ramírez Ruiz” desarrollaron sus propias herramientas y dispositivos mediante un software que les permite programar robots.

Etiquetas: 

Los estudiantes Carlos Chávez Soto, María de los Ángeles Villaneda Solano, Flor Álvarez Hernández, Lizbeth Cervantes González, Mitzi Chávez Rodríguez, Jocelyn Escobar Arredondo, Arturo Meléndez Valerio y Sebastián Sandoval Jiménez programaron con esa herramienta un gira led, robot minisumo, sigue líneas, cuadrúpedo y hexápodo, prototipos que presentaron en Proyecto Aula 2016.

El minisumo trabaja por medio de motores y programadores donde se introducen las rutinas y movimientos. Su objetivo es sacar al oponente del circuito dojo, área de combate del robot. Cuenta con dos sensores encargados de buscar al contrincante y permite mover hasta cuatro litros.

El gira led es un sistema de luces de persistencia retiniana, es una serie de luces que engaña al cerebro, gracias a su movimiento circular permite ver figuras dentro de esos leds, debido a su programación que parpadea debajo de los 60 hertz para formar cualquier figura o letras que desee el usuario.

El sistema principal es un microprocesador que trabaja con puertos y pines de salida que se pueden programar a través de un software que permite diseñar cualquier rutina o figura que se desee al momento de hacer girar el led, como un corazón, letras, figuras o lo que la persona requiera.

El seguidor de líneas blancas y negras avanza dependiendo de las rutinas programadas previamente en el microcontrolador, como la dirección que debe seguir, puede ser en cruz para que el prototipo reciba la instrucción de hacia dónde ir, el número de vueltas que debe dar y el momento en que tiene que detenerse.

El microcontrolador se encarga de dar las rutinas para emprender su camino. Cuenta con un contador, dos transistores, resistencias y sensores colocados en la parte trasera y delantera que permitirán saber la línea que deben seguir, éstos darán mejor estabilidad a los motores y al seguidor.

El cuadrúpedo es un robot de cuatro patas que está hecho a base de placa, resistencias con PIC, microprocesador y servomotores que trabajan a base de ángulos de posicionamiento para que avance o retroceda simulando los movimientos que realiza un insecto. Su punto de equilibrio se encuentra en el cuello, lo que evitará que se caiga al momento de avanzar.

Trabaja con pulsos de reloj que funcionan a través de un microprocesador, éste puede ser sustituido por un 555 timer, es un circuito que se utiliza en la generación de temporalizador y que manda los pulsos de reloj y colocar los ángulos correctos para que el cuadrúpedo realice su función.

De igual forma, y basados en la complexión y movimientos de un insecto, desarrollaron un hexápodo, que cuenta con seis extremidades, trabaja a base de cuatro servomotores con el propósito de poder controlar las actividades que genera. Consiste en una serie de movimientos que se generan a través de la programación. Es capaz de cargar 10 kilos en su estructura.

Fuente: IPN