Construirá FCE librería Arnaldo Orfila Reynal en Buenos Aires

El director del Fondo de Cultura Económica, Carlos Carreño Carlón, colocó hoy la piedra fundacional de la librería Arnaldo Orfila Reynal que se construirá en Buenos Aires y que se convertirá en polo de promoción de la cultura mexicana.

Etiquetas: 

En entrevista con Notimex, Carreño Carlón consideró que esta obra tiene muchos significados porque reposiciona al FCE en Argentina a través de un espacio que también será un centro cultural y que llevará el nombre de un personaje emblemático para la literatura latinoamericana.

“Orfila Reynal y Diego Cosío Villegas participaron de la fundación del Fondo en 1934, estamos llenos de aniversarios, porque Adolfo inauguró la primera filial del FCE en Buenos Aires, hace justo 70 años, y después se fue a México a dirigir la editorial”, explicó.

También recordó que Orfila Reynal tuvo que dejar la dirección del FCE en 1965 debido a las presiones del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, quien estaba inconforme con la apertura editorial que mostraba el FCE en esos años.

“Pero el Fondo superó esos años oscuros y aquí estamos colocando la piedra fundacional de una librería que también será un centro cultural, un lugar de encuentro entre los lectores y los autores, de diálogo, de creatividad y convivencia intelectual”, señaló.

Carreño Carlón estuvo acompañado por el embajador de México en Argentina, Fernando Castro Trenti, el gerente general del FCE en Argentina, Alejandro Archain y decenas de invitados especiales.

Editores, escritores y periodistas se congregaron en la calle Costa Rica, al amparo de una carpa que se instaló en lo que será la fachada de la nueva librería cuyo diseño corrió a cargo del reconocido arquitecto Clorindo Testa.

Los visitantes pudieron observar la maqueta de una obra que incluirá una cafetería, un patio, un auditorio, una sala para actividades culturales y otra para exposiciones, más diferentes espacios de lectura.

La librería, que ocupará una superficie de 990 metros cuadrados, con tres pisos y un subsuelo, quedará ubicada en Palermo, uno de los barrios más modernos de Buenos Aires.

Después de una ceremonia en la que se colocó la placa de inauguración de la obra, los anfitriones y los invitados se dirigieron al bar Mezcal para participar en un coctel en el que abundaron los tacos, las cervezas y las margaritas. (Notimex)