Grupo de violines Crescendo celebrará su primer lustro con recital

Con la participación de 50 jóvenes músicos bajo la dirección del maestro Joel Flores Aceves, el grupo de violines Crescendo del Instituto Politécnico Nacional (IPN), festejará su quinto aniversario este viernes con un recital en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet.

Etiquetas: 

El conjunto está constituido por violinistas principiantes, intermedios y avanzados quienes interpretarán piezas del repertorio clásico y académico, así como algunos éxitos de rock, pop y música electrónica que han gustado al público en presentaciones pasadas, detalló el IPN en un comunicado.

Para esta ocasión especial, la agrupación tocará por primera vez dos piezas emblemáticas dentro de la música académica: una adaptación de “Canon”, de Johann Pachelbel (1653-1706), y “Gavotte”, de Giovanni Battista Martini (1706-1784).

“Canon es una pieza del periodo barroco, representativa para el instrumento de cuerda, en este caso el violín, y tiene cierta complejidad técnica, así que será un reto interpretarla”, comentó el director Joel Flores Aceves.

En tanto, señaló que “Gavotte” es una obra contrastante y con una gran gama de matices musicales, con la cual los alumnos midieron su avance en el estudio de la partitura.

Además, Crescendo interpretará música de exponentes y agrupaciones como Led Zeppelin, Fleetwood Mac, Kansas, Eagles, Ben E. King, Michael Jackson, Martin Garrix, Sia y Avicii y los acompañarán en el escenario los músicos invitados Carolina Luna, Jair Cuervo, Josúe Ángel Cortés, Israel Alejandro y Karla Pamela Díaz.

Uno de los objetivos de Crescendo es sensibilizar a los jóvenes en el arte de la música y acceder a la ejecución del violín de forma directa, práctica y divertida. Su disciplina y la constancia los ha llevado a presentarse en más de 70 recitales en espacios del IPN; en el Festival de Educación Musical de la Facultad de Música de la UNAM y en el Teatro Xicoténcatl en Tlaxcala.

Cada semestre la agrupación se nutre de nuevos alumnos, es un grupo en constante renovación, orientado al perfeccionamiento de la técnica de enseñanza-aprendizaje y de cuyos resultados son testigo sus ex integrantes.

“El sentimiento de quienes ya no están en el conjunto es de agradecimiento al Politécnico por haberles brindado algo que veían como imposible: aprender a tocar violín”, expresó el director.

Quienes tuvieron la oportunidad de participar en este proyecto “se llevaron experiencias, amigos, mejoraron sus habilidades para trabajar en equipo, vencieron la timidez, adquirieron mayor disciplina y en definitiva tienen una mayor apreciación musical a diferencia de sus otros compañeros de carrera”, concluyó el director musical.