Instituto de Antropología e Historia entrega premios a especialistas

El Instituto Nacional de Antropología e Historia entregó los Premios INAH a un total de 60 especialistas, tanto adscritos a la institución como procedentes de otros centros de estudio, en una ceremonia celebrada en el Museo Nacional de Antropología (MNA).

Etiquetas: 

De esta forma, el INAH reconoció la elaboración de nuevos proyectos de investigación, conservación y divulgación del patrimonio histórico y antropológico de México, en un acto que reunió a los más connotados especialistas vinculados a la arqueología, historia, antropología física y social, lingüística, etnohistoria, museografía y conservación del patrimonio cultural.

Estos premios deben persistir como un espacio idóneo para reconocer la creatividad, la generación del conocimiento y, sobre todo, el compromiso institucional de destacar la excelencia académica en las ciencias históricas y antropológicas, destacó Diego Prieto, director general del INAH.

También distinguen la labor primigenia de la institución vinculada con la investigación, la difusión y la conservación del patrimonio y la diversidad cultural de México, añadió el funcionario.

De acuerdo con el Instituto, en esta ocasión se entregaron 60 premios, 30 galardones y 30 menciones honoríficas, con un monto total repartido de dos millones 560 mil pesos.

En la ceremonia participaron Aída Castilleja González, secretaría técnica del INAH; Hernán Javier Salas Quintanal, representante del jurado de los premios; Blas Ramón Castellón, en representación de los galardonados, y el doctor Antonio Saborit, director del MNA.

A nombre de los galardonados, Blas Castellón dijo que "estos premios son un estímulo académico en virtud de su vocación humanística y su respeto a la diversidad de expresiones culturales de nuestro país”.

Blas Castellón Huerta obtuvo el Premio Alfonso Caso en la categoría de Arqueología, por su libro "Cuando la sal era una joya. Antropología, arqueología y tecnología de la sal durante el Posclásico en Zapotitlán Salinas, Puebla".

El Premio Javier Romero Molina en Antropología Física fue para Javier Lizárraga Cruchaga por "El comportamiento a través de Alicia. Propuesta teórico metodológica de la antropología del comportamiento".

Perla Orquídea Fragoso Lugo obtuvo el Premio Fray Bernardino de Sahagún en Etnología y Antropología Social por "A puro golpe. Violencias y malestares sociales en la juventud cancunense".

Con el Premio Francisco Javier Clavijero en Historia y Etnohistoria, se reconoció a María Rosa Gudiño Cejudo por la investigación "Educación higiénica y cine de salud en México 1925-1960", y Ernest Sánchez Santiró por "La imperiosa necesidad. Crisis y colapso del erario de Nueva España (1808-1821)".

El Premio Wigberto Jiménez Moreno en Lingüística fue para Julia Pozas Loyo por "El artículo indefinido. Origen y gramaticalización", y el Premio Francisco de la Maza en Conservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico para Iván San Martín Córdova por la investigación "Estructura, abstracción y sacralidad. La arquitectura religiosa del movimiento moderno en la Ciudad de México".

El trabajo de conservación liderado por Jannen Contreras Vargas, denominado Proyecto de restauración de dos campanas de Escobedo, Montemorelos, Nuevo León, obtuvo el Premio Paul Coremans en Conservación de Bienes Muebles.

La tesis de maestría "La artillería en la fortaleza de San Juan de Ulúa, Veracruz: una biografía como propuesta museológica", de Ilse Cimadevilla Cervera, fue reconocida en la rama de arqueología.

Así como las tesis de licenciatura de Sara Isabel García Juárez titulada "La historia de Piedras Negras a través de sus inscripciones jeroglíficas: auge y ocaso del linaje de las tortugas", y la de Rodolfo Rosas Salinas, denominada "Quiegoqui: un Estado mene/’zaa de la Sierra Sur de Oaxaca. Territorio, política y sociedad en el siglo XVI".

En lingüística, los premios a las mejores tesis de doctorado fueron para Óscar López Nicolás y Margarita Martínez Pérez por "Estudios de la fonología y gramática del zapoteco de Zoochina" y "Xchanelchanubtasel: lenguaje, acción y enseñanza en actividades valoradas entre los mayas de San Juan Chamula", respectivamente.

En conservación del patrimonio arquitectónico y urbanístico, y museografía e investigación de museos, se reconoció la tesis doctoral "La huella del agua siglo XX. El acueducto de Xochimilco y el Sistema Lerma", de María del Carmen Bernárdez, mientras que el diseño museográfico de Ricardo García Govea y Miguel Ángel Fernández Villar en el Museo Interactivo Barroco, en Puebla, obtuvo mención honorífica.

Fuente: Notiimex