IPN crece como importante polo cultural en el norte de la capital

Silvia González Calderón, directora de Difusión y Fomento a la Cultura del Instituto Politécnico Nacional (IPN) dijo que es de gran importancia dar a conocer a la comunidad académica y estudiantil de esa casa de estudios, el quehacer artístico y cultural de quienes se distinguen con talento y disciplina.

Etiquetas: 

Una de las tareas principales del IPN, independientemente de la estrictamente técnica, es apoyar y difundir el arte para que el estudiantado tenga, además, una formación humana y artística, por eso, “durante la presente gestión se da amplio respaldo a esa tarea, con el fin de dar sitio a eventos culturales impulsando de modo importante a los artistas plásticos”, dijo en entrevista con Notimex.

Entrevistada en el Centro Cultural “Jaime Torres Bodet”, luego de inaugurar la muestra “Ilustradores contemporáneos mexicanos” que actualmente se presenta en ese recinto, González Calderón aseveró que el IPN se ha convertido, en especial por sus instalaciones en Zacatenco, en uno de los polos de cultura más importantes del Norte de esta ciudad.

Es una institución, subrayó la funcionaria, en la que no sólo su comunidad estudiantil, académica, de apoyo y asistencia a la educación, tiene acceso a exposiciones, conciertos, obras de teatro, proyecciones de películas y otras actividades artísticas y culturales, sino que están abiertas a todo público, además, generalmente son para todas las edades.

“De ese modo, el Instituto Politécnico Nacional, institución educativa fundada en 1936 por el entonces Presidente de la República, General Lázaro Cárdenas del Río, cumple con dar servicio de difusión de la cultura a la sociedad mexicana y ejemplificó al citar a Paulo Villagrán, diseñador, profesor e ilustrador, quien actualmente expone su obra en el IPN.

Se trata, dijo la directora de Difusión y Fomento a la Cultura del Poli (como se conoce de manera cariñosa a la institución), de la primera exposición que el IPN presenta en este 2018. Villagrán expone 30 piezas de gran formato, cuyo común denominador es el amor a México, a través de motivos nacionalistas que van de lo precolombino a lo actual.

Paulo Villagrán expone su obra hasta el 18 de mayo; César Evangelista (“Mr. Kone”) llevará su trabajo a la ESIA Zacatenco del 3 de abril al 4 de mayo; Luis Enrique Pérez, (“Smithe”) expondrá en la ESIME Azcapotzalco del 10 de abril al 11 de mayo, y Miguel “Mike” Sandoval expondrá en el CECyT 2, del 17 de abril al 18 de mayo, adelantó ella.

Con esa serie de exposiciones, el IPN continúa su labor de generar proyectos que acercan a la comunidad politécnica a diferentes manifestaciones artísticas, de tal suerte que pone en alto no sólo su lema “La técnica al servicio de la Patria”, sino también “La cultura al servicio de la sociedad mexicana”, concluyó la directora de Difusión y Fomento a la Cultura.

Por otro lado, entre los asistentes a la exposición de Paulo Villagrán se tocó el tema de la mascota del IPN. Cabe decir que es tradición que las instituciones de educación superior, tanto como los equipos deportivos, tengan una mascota. La del IPN es un burro blanco, y hay diferentes versiones de su origen, mismas que se han transmitido por tradición oral.

La más aceptada señala que al establecer los límites del terreno donde se construía el IPN en la Ex Hacienda de Santo Tomás durante los años 30, se quedó encerrada una pequeña burra de color blanco, misma que al ser descubierta por los estudiantes e integrantes del primer equipo de futbol americano, la rescataron, atendieron y tomaron como su mascota.

Fuente: Notimex