Argentina enfrentan fin de año con devaluación y altos precios

Los argentinos enfrentan un fin de año marcado por una devaluación de 40 por ciento, un incesante aumento de precios, la advertencia de alza en las tarifas de servicios públicos y la reducción del poder adquisitivo de los salarios.

Etiquetas: 

En solo 10 días de gobierno, el presidente Mauricio Macri puso en marcha una serie de medidas que provocan incertidumbre por el efecto que tendrá a corto y largo plazos, sobre todo en los sectores más desfavorecidos.

Los altos niveles de inflación fueron un problema del pasado gobierno de Cristina Fernández, ya que al intervenir el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) nunca clarificó los verdaderos niveles de alzas de precios.

Durante los últimos años, la inflación osciló entre tasas de un dígito que anunciaba el gobierno con escasa credibilidad, y el 30 por ciento que estimaban consultoras privadas.

En las semanas previas a la segunda vuelta electoral, la promesa de Macri de “normalizar” el mercado cambiario, uno de los tantos eufemismos utilizados para devaluar el peso, impulsó aumentos de precios que no se han detenido.

El miércoles, bastó que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, anunciara una devaluación del 40 por ciento para que los precios de bienes y servicios aumentaran de inmediato en la misma proporción.

La unificación del mercado cambiario, que operaba en medio de una confusa multiplicación del precio y un influyente mercado ilegal, implicó que el dólar oficial pasara de 9.9 a 14 pesos.

Esto implica, a su vez, una reducción equivalente y automática del 40 por ciento del poder adquisitivo de los salarios, ya que las “paritarias”, es decir, las negociaciones de alzas impulsadas por los sindicatos, se realizarán recién en los primeros meses del próximo año.

A ello se suma el reconocimiento del nuevo gobierno de que a partir de enero próximo se eliminarán los subsidios a los servicios de luz y gas, lo que implicará aumentos que complicarán aún más la economía doméstica de un país que no crece hace cuatro años.(Notimex)