Francia dice que si el plan de la UE se retrasa, EEUU y China le adelantarán

El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, lanzó este viernes un mensaje de urgencia a los otros países de la Unión Europea (UE), y en particular a Alemania, para que se ratifique el plan de recuperación porque si el dinero no llega rápidamente, "los estadounidenses y los chinos nos adelantarán".

"El crecimiento es ahora", subrayó en una entrevista al canal CNews Le Maire, en la que añadió que si no se consigue lanzar la recuperación en la UE hasta 2022 o 2023, "será demasiado tarde".

Reconoció estar preocupado porque algunos países miembros todavía no han ratificado el mecanismo de los recursos propios del plan europeo de 750.000 millones de euros acordado el pasado verano, que es el que permitirá el envío del dinero.

Señaló, en particular, al bloqueo en Alemania, donde el Tribunal Constitucional ha pedido al presidente que no firme todavía la ley hasta que resuelva una demanda presentada por un grupo en el que está el fundador del partido ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD).

El ministro francés dijo que ha prometido a los franceses que el dinero del plan europeo empezará a llegar a comienzos del verano y que le gusta cumplir sus promesas.

Además, estableció una comparación con lo que ocurre en Estados Unidos, donde los diferentes paquetes de recuperación se están movilizando rápidamente: "Constato que la caballería estadounidense llega a tiempo, que el dinero está ahí. Querría que la caballería europea también llegue a tiempo".

Sobre el plan de recuperación francés que ha diseñado su Gobierno, de 100.000 millones de euros, explicó que hasta finales de marzo ya se han repartido 26.000 millones.

Preguntado sobre si será suficiente, respondió que se hará una evaluación a finales de 2021 o comienzos de 2022 en función de lo que se haya gastado entonces y de las necesidades identificadas.

Francia, que vive una tercera ola epidémica con más de 50.000 contagios diarios en las últimas jornadas y una muy fuerte presión en los hospitales, sobre todo en las ucis, endurece desde este fin de semana las restricciones con la extensión a todo el país de las reglas que ya estaban en vigor en los 19 departamentos con la tasa de incidencia más elevada y el cierre de las escuelas.

El ministro de Finanzas confirmó que esas restricciones tendrán un costo de 11.000 millones de euros mensuales para las cuentas públicas, la mitad para el llamado Fondo de Solidaridad que compensa a los comercios que tienen que estar cerrados por orden administrativa.