Nieta de Pedro Infante honra el legado musical de su abuelo

Firme en sus convicciones, Lupita Infante Esparza, nieta del ídolo Pedro Infante, dijo que no se está colgando de la popularidad de su abuelo, sino que busca abrirse camino con sus propios méritos en su incursión en “La voz… México 2017”.

Etiquetas: 

Consciente de lo que representa el apellido infante en el mundo del entretenimiento, aclaró que ella sólo desea continuar con el legado del icono de la Época de Oro del cine mexicano y de su fallecido padre, Pedro Infante Torrentera, que es cantar música ranchera.

En entrevista telefónica con Notimex desde Los Ángeles, California, Lupita Infante Esparza comentó sobre su participación en el “reality” mexicano, cuya intervención llevó a los jueces a “pelear encarnizadamente” para que formara parte de sus equipos.

Lupita, quien recién egresó de una universidad de California, apareció en la apertura del proceso de audiciones de “La voz... México” interpretando “Amorcito corazón”, con una dulce voz que de inmediato hizo girar las sillas de Yuri, Carlos Vives, Laura Pausini y Maluma.

Pero fue hasta cuando reveló su nombre, edad y parentesco con el inmortal Pedro Infante cuando las caras de los “coaches” lo dijeron todo, iniciándose la disputa para que les permitiera ayudarla a seguir adelante en la competencia.

Se le preguntó si no le está pesando abrirse camino en la música y sobre todo en el género en el que su abuelo, además de dejar huella, lo han colocado como probablemente el mejor y máximo exponente de ranchero, pero no se arredró.

Dijo que su aparición en el mundo de la música ha causado comentarios negativos y positivos.

“No sé hasta dónde el apellido de una leyenda como mi abuelo pueda pesarme, cheque usted lo que se dice”.

Afirmó que será la audiencia de “La voz… México” la que decida si ella debe vencer, “porque la verdad creo que las personas van a decidir si les caigo bien o no, porque hay unos fans que son súper Infantistas muy dedicados a Pedro Infante.

“Hay quienes piensan que lo que venga luego, después del legado de mi abuelo, se están colgando del apellido, pero también hay quienes al saber que tenemos algo que ver con Pedro Infante quieren tocar tu mano, saludarte y ver que la familia sigue vigente y les agrada que estemos retomando la tradición.

“Yo crecí aquí en Los Ángeles, mi mamá (Marisol Esparza) es de Zacatecas, pero se vino aquí a Estados Unidos cuando tenía aproximadamente 16 años y a ella también le dio por andar en el medio.

“Mamá hizo su vida acá y mi papá viajaba a Los Ángeles constantemente, a todo Estados Unidos y se presentó en el Million Dollar, donde de hecho mi abuelito cantó muchas veces”, refirió.

Señaló que fue en esa presentación que sus papás se conocieron y entre ellos nació una bonita relación.

“Años después nací yo y la verdad siempre he estado involucrada en la música de alguna manera, tomando clases o porque iba a las presentaciones de mi papá, pero no me dedicaba a ser cantante”.

Confesó que su papá fue quien le inculcó el amor por la música mexicana, “cuando mi papá, la verdad, yo estaba muy triste porque ambos nos conectábamos a través de la música y entonces decidí seguir adelante y tomar la música y el canto más seriamente y empezar una carrera”.

Interrogada sobre su aparición pública en México, de por qué no había venido a probar suerte a este país, señaló que razones de carácter personal se lo impedían, pues ella estaba dedicada a estudiar.

“Nunca he estado en México el tiempo suficiente para hacer una carrera. Mis actividades se han desarrollado en Los Ángeles estudiando. Acabo de terminar la carrera, hace tres meses, entonces los únicos tiempos que he podido estar allá con ustedes son ratitos muy cortos”, dijo.

Argumentó que siempre ha venido a los aniversarios luctuosos que le organizan a su abuelo su tía Lupita o su tía Irma en el Panteón Jardín.

“Trato de no perderme esos aniversarios y de paso visito la tumba de mi papá que está en Querétaro, entonces ya que he terminado mis estudios pienso estar más tiempo en México, y si se da la oportunidad de radicar allá y darme a conocer, claro que me encantaría”, reveló.

En torno a cómo fue que se interesó en el “reality” y cuál fue la reacción de quienes la inscribieron al saber que lleva el apellido Infante, mencionó que “fue algo que se dio en el perfecto momento, porque estaba estudiando y vi que se abrieron las audiciones y yo estaba a punto de graduarme, entonces dije: ‘Esta es mi oportunidad para intentarlo’.

“La verdad, nunca me imaginé la reacción de los jueces, me sorprendió bastante. La producción de ‘La voz…’ siempre se portó bien conmigo y no me trataron diferente, siempre han sido muy justos, no me tratan mejor o peor”.

Añadió que al salir al escenario sintió lo mismo que los demás participantes: miedo y nervios, pero al estar en el plató la emoción se apoderó de ella.

“Fue algo que jamás había sentido, porque nunca había sentido como que el corazón te está latiendo tan fuerte y sabes que te puedes morir allí, haz de cuenta que se siente como que estás soñando… nunca me imaginé ese sentimiento”, comentó.

En cuanto a la selección de la canción “Amorcito corazón” para audicionar, señaló que forma parte de su vida, ya que es de las canciones que a ella le encanta interpretar cuando se presenta en Los Ángeles.

“Es un clásico que me solicitan mucho, entonces fue el tema perfecto para buscar un sitio en ‘La voz... México’”.

En cuanto a haber elegido a Carlos Vives como “coach”, dejando de lado a Yuri, Laura Pausini y Maluma, respondió: “Antes de salir al escenario tenía la intención de irme con Yuri, porque ella ha hecho espectáculos de música tradicional, de música jarocha y como a mí me encanta lo tradicional, entonces tenía pensado eso”.

Sin embargo, refirió que fue el comentario de la intérprete de “El apagón” sobre si su abuelo se apareciera ahí en el escenario y le cuestionara a quién elegiría como “coach”, lo que la hizo dudar.

“Eso me puso nerviosa cuando me dijo qué hicieras si tu abuelo entrara por esa puerta, y me asustó un poco.

“Carlos dijo algo que me llegó al corazón, porque comentó que él tuvo una experiencia similar. Es decir, a mí me han dicho: ‘¿Para qué cantas mariachi si eso nadie lo va a escuchar, no es una música comercial, y yo digo dentro de mí, no me importa, esto es lo que yo quiero cantar”.

Fue entonces cuando Carlos dijo: “Cuando nadie quería hacer música tradicional colombiana él se aferró a intentarlo, tengo ese mismo sentimiento, fue así que sentí que Carlos me entendería en ese aspecto y por eso decidí irme con él”.

Respecto a si se ve en la final, de acuerdo con el nivel de competencia, respondió: “Pues la verdad no sé, los ‘coaches’ tuvieron reacciones muy inesperadas, la verdad no sé qué pueda pasar, pero hasta este momento ya me siento como ganadora, porque el hecho de poder estar en el equipo de Carlos y tener la oportunidad de entrar a ‘La voz… México’ ya es ganancia”.

Reconoció que por lo observado en la primera selección será una competencia difícil, “pero vamos a ver qué es lo que le gusta a la gente. Si les agrada mi participación, si le gusta que canto lo ranchero, entonces que ella decida”.

Hasta el momento dijo que ha recibido muchos mensajes de apoyo, felicitaciones de que va a ganar. También la familia la alienta y respalda: “Sigue adelante, échale ganas, y todos estamos aquí en Los Ángeles muy emocionados. Sé que también tengo el apoyo de mi tía Lupita Infante en México”.

“Siento que ahorita mi familia es mi más fuerte respaldo y siento ese apoyo para echarle ganas.

En torno a su breve trayectoria, aseguró que ya cuenta con un primer disco que grabó y aunque aún no hay copias físicas en México, ya está en tiendas digitales y se trata de un disco con música acompañada completamente con mariachi.

Se trata de “Lupia Infante”, una producción independiente en las que incluyó “100 años”, y un popurrí que contiene: “Yo soy quien soy”, “Nana Pancha”, “Parece que va a llover” y “El piojo y la pulga”, grandes éxitos de su abuelo.

Fuente: Notimex