Amazonas brasileño lucha contra destrucción en clima de alta tensión

“Ríndase, entréguese, tenemos sus documentos y vamos a quemar el buldózer”, grita el sargento del batallón de la Policía Ambiental (BPA) enmedio de la Reserva amazónica de Jamanxim, al norte de Brasil, después de que fiscales ambientales encontraron la maquinaria escondida que usan peligrosos madereros y buscadores de oro para destruir la mayor selva tropical del planeta.