Biden llega reforzado ante Sanders a la nueva jornada de las primarias demócratas

El exvicepresidente Joe Biden, representante del ala moderada, lidera las encuestas por delante del senador izquierdista Bernie Sanders de cara a una nueva jornada de primarias demócratas de mañana en Estados Unidos, que tendrá como foco principal el estado de Michigan.

Tras la rotunda victoria la pasada semana en el supermartes, Biden buscará consolidar su posición como favorito frente a Sanders, quien parece haber perdido impulso en los últimos días.

Las encuestas del portal de información política Real Clear Politics sitúan al vicepresidente a la cabeza en Michigan y Missouri por más de veinte puntos, mientras que el panorama aparece prácticamente empatado con el senador por Vermont en el estado de Washington.

La tendencia se ha visto reflejada en la lluvia de apoyos de exrivales moderados a Biden en los últimos días.

Este lunes, el senador Cory Booker anunciaba su respaldo al exvicepresidente, y se sumaba así a los de las senadoras Kamala Harris y Amy Klobuchar; el exalcalde de South Bend (Indiana) Pete Buttigieg, y el exlegislador por Texas Beto O'Rourke, todos antiguos aspirantes a la nominación demócrata.

Asimismo, el multimillonario exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg expresó su respaldo explícito poco después de anunciar su retirada ante una decepcionante actuación pese a su enorme gasto de campaña.

"Es momento de que derrotemos a Donald Trump. Y me ha quedado muy claro que Joe Biden es la persona adecuada para hacerlo. Tenemos que unirnos y mostrar nuestra fortaleza", dijo Booker, quien abandonó la contienda a comienzos de año.

Por si fuera poco el masivo apoyo del ala moderada de los demócratas, la excandidata presidencial y exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, quien precisamente se impuso a Sanders en las primarias de 2016, expresó sus dudas acerca de las opciones del senador izquierdista de cara a las presidenciales de noviembre.

"No creo que sea nuestro nominado más fuerte contra Donald Trump", dijo Clinton a la CNN, aunque evitó apoyar directamente a Biden.

Ante ese panorama, Sanders, quien ha recibido el apoyo del reverendo y activista por los derechos civiles Jesse Jackson, cargó este fin de semana contra el aparato del Partido Demócrata al que acusó de haber forzado a varios de los antiguos aspirantes a retirarse para favorecer a Biden.

"El aparato puso una gran cantidad de presión sobre Pete Buttigieg, sobre Amy Klobuchar, que habían llevado a cabo campañas muy agresivas. Los conozco a ambos. Trabajaron realmente duro. Pero, de repente, justo antes del supermartes, anunciaron su retirada", dijo Sanders en la cadena televisiva ABC.

Para el senador, que basa su campaña en una ambiciosa agenda de sanidad y educación pública universal, este abandono fue una "sorpresa para mucha gente" que de no haberse producido "el resultado habría sido un poco diferente".

Sanders se llevó el pasado martes la victoria en las primarias de California, el estado más poblado de EE.UU., mientras que Biden ganó la otra gran fuente de votos, Texas, pero con un margen más reducido.

Queda la incógnita de la senadora Elizabeth Warren, cercana a Sanders en sus propuestas progresistas, pero con el que ha protagonizado duros enfrentamientos en los debates.

Warren se retiró la semana pasada y aseguró que se tomaría "un tiempo" antes de decidir sobre posibles respaldos.

Mañana martes se celebrarán primarias en seis estados más: Idaho, Michigan, Misisipi, Missouri y Washington, además de caucus en Dakota del Norte, en los que se decidirán 352 delegados más.

Biden lidera por el momento el conteo de delegados con 664 frente a los 573 del Sanders.

Aún queda en liza la legisladora por Hawai Tulsi Gabbard, pero apenas cuenta con 2 delegados, por lo que su apuesta es inviable,

Para obtener la nominación final en la convención demócrata de julio de Milwaukee se necesita el apoyo de 1,991 delegados.