Cumbre de líderes será un claro mensaje a próximo presidente de EU

La Cumbre de Líderes de Norteamérica, que se realizará en Ottawa el 29 de junio, es de suma importancia, sobre todo ahora que Estados Unidos se aproxima a una contienda electoral, afirmó Kenneth Frankel, presidente del Consejo Canadiense para las Américas (CCA).

00160789-original.jpeg

Kenneth Frankel, presidente del Consejo Canadiense para las Américas (CCA).

En entrevista con Notimex, el analista político destacó que este esperado encuentro es una “reafirmación” de la importancia de América del Norte como un “bloque económico que es parte del futuro de las tres naciones”.

Los mandatarios de México, Enrique Peña Nieto, y de Estados Unidos, Barack Obama, se reunirán en la capital canadiense con el primer ministro Justin Trudeau para abordar temas de competitividad, cambio climático, seguridad y defensa.

El presidente del CCA, un “think tank” que promueve el análisis de la relación entre Canadá y las Américas, consideró este encuentro trilateral como un “compromiso” de fortalecer a Norteamérica como un bloque económico, luego de haber estado “debilitado” por muchos años.

La cumbre de líderes, conocida como la reunión de los Tres Amigos, que comenzó en el 2005, debía haberse realizado en Canadá en febrero del 2015, pero fue cancelada por el entonces primer ministro conservador Stephen Harper, por asperezas con sus homólogos.

El nuevo gobierno liberal, que asumió el poder en noviembre de 2015, prometió retomar la agenda trilateral y “recomponer” la relación de Canadá con sus socios comerciales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

“Esta reunión de líderes es muy importante que se realice ahora, sobre todo por el tono que está teniendo la actual campaña electoral en Estados Unidos”, dijo Frankel, para quien “no es coincidencia” que este encuentro se realice en este momento político.

El presidente del CCA, que se ha dedicado a analizar las políticas públicas de Canadá hacia Latinoamérica, sostuvo que los tres gobiernos deben encontrar la forma de fortalecer su relación económica.

En la agenda trilateral están temas como competitividad, movilidad laboral, seguridad y cruces fronterizos, pero en su próximo encuentro los mandatarios deben definir una legislación clara respecto a los temas en común para hacer del bloque norteamericano “un elemento fundamental para sus países”.

Interrogado sobre cómo conciliar la competitividad, seguridad y movilidad laboral en la región, Frankel resaltó que debe haber “procedimientos claros” para facilitar el movimiento de la fuerza laboral que no representa un riesgo para la seguridad.

Consideró que los tres mandatarios deben analizar a fondo este aspecto a través de la “armonización de estándares”.

Respecto a la promesa del actual gobierno canadiense de quitar el requisito de la visa a los mexicanos, el politólogo felicitó la decisión de Trudeau de anunciar que la quitará y confió en que cumplirá su promesa.

“El gobierno canadiense se comprometió a quitar la visa y confío que lo hará, sé que sólo están afinando algunos detalles. Espero oír muy pronto ese anunció”, señaló.

La primera Cumbre de Líderes de Norteamérica se llevó a cabo en Waco, Estados Unidos, en 2005 y después se reunieron los mandatarios en turno casi cada año en cada uno de los tres países.

La última reunión fue en Toluca, México, en 2014, cuando Obama y Harper se reunieron con Peña Nieto.

La Cumbre del 29 de junio será la primera para el primer ministro Trudeau, quien desde que tomó el poder manifestó su compromiso de recomponer la relación con sus socios comerciales.

Previo a la reunión de los Tres Amigos en Ottawa, el mandatario mexicano realizará su primera visita de Estado a Canadá, del 26 al 28 de junio. Se prevé que se reúna con Trudeau, el gobernador general David Johnston y con representantes de los sectores empresarial, académico y cultural.

Por su parte, durante su visita a la capital canadiense Barack Obama dará un discurso en el Parlamento Federal. (Notimex)