El 51% de los estadounidenses, favorables a la legalización de la marihuana

El 51 por ciento de los votantes estadounidenses son partidarios de que se legalice el consumo de marihuana y el 48 por ciento están a favor del matrimonio homosexual, unas cifras que se disparan entre los jóvenes, según una encuesta dada a conocer hoy por la Universidad Quinnipiac de Connecticut.

00056955-original.jpeg

El 51% de los estadounidenses, favorables a la legalización de la marihuana.

"Sólo" el 44 por ciento de los encuestados se opone a la legalización del cannabis, aunque la brecha de edad es considerable: los jóvenes de entre 18 y 29 años defienden que se autorice su consumo en un 67 por ciento, mientras que esta posibilidad cuenta con un apoyo entre los mayores de 65 años del 35 por ciento.

El mismo fenómeno se repite cuando los ciudadanos son preguntados acerca del matrimonio homosexual: aunque sobre el conjunto de la población los números están muy reñidos (48 por ciento a favor, 46 por ciento en contra), los distintos grupos generacionales mantienen posiciones muy distantes entre sí (apoyo del 63 por ciento entre jóvenes, pero del 36 por ciento entre ancianos).

La encuesta, realizada a 1,949 votantes registrados de todo el país entre los días 28 de noviembre y 3 de diciembre a través de llamadas telefónicas tanto a móviles como a fijos, presenta un margen de error de 2.2 puntos porcentuales.

En el acto de presentación de los resultados del sondeo, el ayudante del director del Centro de Encuestas de la Universidad de Quinnipiac, Peter Brown, destacó la "poca importancia" que las diferencias raciales tienen para estos asuntos.

"En casi todas las cuestiones polémicas de este país hay una fuerte brecha racial, pero esto es algo que no se produce cuando se habla de la marihuana o los matrimonios homosexuales", indicó, dos asuntos en los que otras variables como el sexo o, sobretodo la edad, marcan mucho más las diferencias.

Las mujeres, por lo general, son más partidarias del matrimonio entre personas del mismo sexo (un 52 por ciento de ellas lo apoyan), pero están por detrás de los hombres en apoyos a la legalización del cannabis (un 44 por ciento frente al 59 por ciento masculino).

En cambio, entre grupos étnicos apenas se notan las diferencias: 50 por ciento de apoyo de los blancos, 57 por ciento de los negros y 47 por ciento de los hispanos a la legalización del cannabis; y 47 por ciento de los blancos y 43 por ciento de los negros al matrimonio homosexual, una cuestión donde los hispanos sí se distancian del resto, con un 61 por ciento de apoyos.

Cabe destacar el importante aumento de partidarios del matrimonio homosexual en todo el país desde la última vez que Quinnipiac realizó esta pregunta, en julio de 2008, cuando apenas un 36 por ciento de los encuestados (doce puntos porcentuales menos) lo apoyó.

"Uno de cada siete adultos ha cambiado sus posicionamientos sobre el matrimonio homosexual", señaló Brown.

Ambas cuestiones se han situado al frente del debate público desde el pasado 6 de noviembre, cuando, en paralelo a las elecciones presidenciales, los estadounidenses residentes en varios estados también votaron sobre la legalización de la marihuana y los matrimonios homosexuales.

Así, Maine, Maryland y el estado de Washington aprobaron el matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras que Colorado y también Washington autorizaron el uso del cannabis con fines recreativos.