En México, el aumento del consumo de drogas se suma a la violencia y la corrupción

Aunque en el mapa mundial de las drogas México sigue siendo un país eminentemente de tránsito, el aumento del consumo interno está convirtiéndose en un problema añadido a la violencia y corrupción que genera el narcotráfico.

00019796-original.jpeg

Cocaina decomisada por agentes de la Policía Federal y soldados del Ejército y la Marina mexicanos.

Esa es una advertencia de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) en su informe de 2010, publicado hoy en Viena y que sigue situando a México como la principal puerta de entrada de droga hacia Estados Unidos.

La JIFE es rotunda en su análisis: la mayor parte de los opiáceos que se venden en Estados Unidos han transitado por México; hasta un 90 por ciento de la cocaína de América del Sur se introduce en Estados Unidos desde su vecino del sur; y los carteles mexicanos dominan el negocio de la metanfetamina e intervienen en la oferta de cannabis.

Pero además de ser un país de tránsito, la JIFE advierte de que "el uso indebido de drogas en México ha venido aumentando. El cannabis, la cocaína y los inhalantes, en ese orden, siguen siendo las principales sustancias objeto de uso indebido en el país".

Este organismos autónomo de la ONU indica que entre 2002 y 2008, creció "considerablemente" el abuso de drogas, especialmente de cocaína, en su variedad de "crack".

De hecho, la mayoría de las muertes relacionadas con la droga se atribuyó al consumo de cocaína.

En 2009, 449 personas fallecieron debido al consumo de esta droga en México, un 90 por ciento más que en 2008, pero el cannabis sigue encabezando la lista de sustancias ilegales más consumidas en dicho país.

La JIFE también llama la atención sobre el crecimiento de los cultivos de adormidera, que entre 2008 y 2009 crecieron un 12 por ciento hasta las 14,753 hectáreas en México.

Fue un aumento paralelo al de la producción ilícita de opio y, en consecuencia, al de la incautación de heroína en la frontera suroeste de Estados Unidos.

En relación al cannabis, el gobierno de México calcula que la producción cayó levemente en 2009, hasta las 19,000 toneladas, al tiempo que aumentó un 19 por ciento las incautaciones de esta droga en la frontera con Estados Unidos.

El tráfico de cocaína continuó decayendo en toda América del Norte, en parte por la caída del consumo y en parte por el aumento de la presión policial.

Por ello, la cantidad de cocaína incautada en México (21,6 toneladas) y Estados Unidos (108,3 toneladas, incluidas 20.5 toneladas en su frontera con México) fue más baja en 2009 que en años anteriores.

Sí aumentó en 2009 la producción de metanfetamina en México, principal proveedor de esta droga a Estados Unidos. Esa tendencia quedó patente en el incremento de las incautaciones de esa droga y en el número de laboratorios ilegales que fueron desarticulados (191, en comparación con los 21 del año anterior).

Respecto a la lucha contra el narcotráfico, la JIFE reconoce el esfuerzo de las autoridades mexicanas: se destinan más recursos, se despide a funcionarios corruptos y se detiene a más narcotraficantes.

"Durante los últimos años, las autoridades mexicanas han detenido a diversos cabecillas de las principales organizaciones responsables del tráfico de drogas y arrestado o detenido a más de 35,000 integrantes de esas organizaciones", valora la JIFE en el informe.

De hecho, los arrestos y las extradiciones a Estados Unidos alcanzaron en 2009 cifras récord.

Además, la JIFE se refiere a los planes de reforma del sistema judicial para hacer más rápidos y transparentes los procesos.

Eso sí, la Junta lamenta que, pese a las campañas gubernamentales, "sigue habiendo fuertes lazos entre los carteles de la droga y algunas autoridades encargadas de hacer cumplir la ley", ya sea por la intimidación, por el soborno o por el chantaje de los agentes de la ley.

"A pesar de que durante los últimos años México ha hecho esfuerzos concertados por reducir la corrupción, entre ellos actividades a muy alto nivel, la corrupción sigue siendo un grave problema."