Estremece terremoto a Nueva Guinea sin reportes de víctimas o tsunami

Un terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter se registró hoy en el este de Papúa Nueva Guinea, sin alerta de tsunami, reportaron medios de comunicación australianos.

00028057-original.jpeg

Un sismográfo.

El sismo ocurrió cuando ese país vive una crisis política sin precedentes, luego que el líder histórico de los papuanos, Michael Somare, de 75 años de edad, fue restituido como primer ministro después de que su familia hace cuatro meses había anunciado su retiro.

Un portavoz del Instituto Australiano de Geociencias confirmó que el terremoto sucedió en el norte de Puerto Moresby, capital de la isla, y se sintió a más de 15,000 kilómetros de distancia.

Sismólogos disiparon los temores de tsunami por el movimiento debido a que el epicentro se ubicó a unos 120 kilómetros de profundidad.

Empero, advirtieron de la posibilidad de que se registren réplicas a lo largo del día, aunque el movimiento se produjo en una región montañosa, a 40 kilómetros de la costa, reportó el sitio Sky News Australia

La ciudad de Wau, con población de unas cinco mil personas, fue el punto más cercano al terremoto, sin víctimas por el momento.

El sismo ocurrió a 89 kilómetros al suroeste de la ciudad de Lae, en la región de Papúa Nueva Guineal, a las 15:04 horas locales (05:04 GMT), a 221 al noroeste de la capital, Port Moresby, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La isla de Nueva Guinea, cuya mitad occidental pertenece a Indonesia, y la oriental forma Papúa, que se independizó en 1975, se asienta sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica.

Sobre la crisis política, la retirada de Somare, gran jefe por los papuanos, primer ministro durante 17 años y quien estrenó la jefatura administrativa tras la independencia en 1975, obligó al parlamento a nombrar a Peter O´Neill por considerar el cargo vacante.

Sin embargo, Somare, ganador de las elecciones de 2002 y 2007, determinó continuar su mandato, apoyado por el Tribunal Supremo y la policía.