Miami carece de infraestructura para recibir a inmigrantes cubanos

Miami, la capital del exilio cubano en Estados Unidos, carece de infraestructura para recibir a los miles de inmigrantes cubanos varados en Centroamérica, advirtió Tomás Regalado, alcalde de la ciudad.

Etiquetas: 

“Nosotros no tenemos la infraestructura para recibir a miles de personas y no hay forma de evitar que más sigan llegando”, dijo el funcionario de origen cubano en declaraciones a TV Martí.

Regalado señaló que la única opción que hay es que se destinen fondos especiales “para atender de emergencia a estas personas”.

Autoridades migratorias costarricenses estiman que desde hace cuatro semanas, cuando Nicaragua cerró su frontera con Costa Rica, unos dos mil cubanos quedaron en territorio costarricense, a quienes se sumaron otros tres mil en ese lapso, y más de mil esperan en la frontera panameña una visa de tránsito.

La semana pasada el gobierno de Costa Rica concedió más de cinco mil visas temporales de tránsito a cubanos que entran por la frontera con Panamá.

Cuando está por cumplirse un año del anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana, el número de cubanos que llegan a Estados Unidos por tierra sigue creciendo y muchos buscan trasladarse a Miami, donde viven más de dos millones de cubanos.

Se estima que unos 43 mil cubanos ingresaron a Estados Unidos sin visa en el año fiscal 2015, un alza de un 78 por ciento desde 2014 y hasta un 550 por ciento más desde 2011, de acuerdo con un informe del Centro Pew de Investigación con base en datos del gobierno.

El aumento en la llegada de cubanos ha ido creciendo de manera paulatina ante el temor a que la normalización de relaciones pueda conducir a la revocación de la Ley de Ajuste cubano de 1966, que otorga residencia y permiso de trabajo a los cubanos que llegan a Estados Unidos.

Alrededor de tres mil cubanos se encuentran varados desde el pasado 14 de noviembre en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, luego que el segundo país les impidió el paso por su territorio al argumentar que defendía la seguridad de las familias nicaragüenses.

La última gran oleada de cubanos a Estados Unidos se produjo en 1994, la cual dio lugar a la política vigente conocida como "pies secos, pies mojados” que permite quedarse a los que tocan territorio estadunidense. (Notimex)