Recuerda Haití a sus muertos a un mes del terremoto

Haití celebra hoy una jornada de luto nacional por las víctimas mortales del devastador terremoto que sacudió a esa nación justo hace un mes, con ceremonias religiosas a través de todo el país, principalmente en la capital Puerto Príncipe.

Miles de haitianos se concentraron para recordar y orar por los al menos 230 mil muertos que dejó el sismo de magnitud 7.0 grados Richter, que "cambió a Haití para siempre" la tarde del pasado 12 de enero, reportó Radio Metropole.

"Algunos perdieron todo, algunos menos, pero fue un día triste que quedará grabado para siempre en la mente de todos (los haitianos)", agregó la radio emisora al recordar que "en segundos quedaron destruidas familias, casas, negocios, infraestructura".

Aunque los servicios religiosos tienen lugar en varios puntos del territorio haitiano, la principal se registra en Puerto Príncipe, cerca del Palacio Nacional, que colapsó al igual que cientos de inmuebles en la ciudad.

En cada uno de estos actos de fervor, que incluyó también ceremonias en las fosas comunes, los dolientes se arrodillaron y oraron en el momento exacto en que se produjo el terremoto, que también dejó más de 300 mil heridos y un millón de personas sin hogar.

El presidente haitiano René Preval participó en la ceremonia que tuvo lugar en las inmediaciones de lo que fue el Palacio Nacional y, como muchos de los presentes -que vestían ropa blanca-, lloró durante el servicio, de acuerdo con los reportes.

En toda la capital, incluidos los campamentos de refugiados, se colocaron altavoces a través de los cuales se emitieron himnos y música gospel.

La devastación causada por el sismo en el país más pobre del continente americano generó semanas de operaciones intensas de emergencia para tratar a los heridos, retirar a los muertos y rescatar a los sobrevivientes, así como distribuir la ayuda humanitaria.

Si bien los esfuerzos se volvieron más organizados, el reloj está marcando ahora hacia el plazo límite crítico, la temporada de lluvias que comienza en abril y es seguida por el inicio de la época de seis meses de huracanes en junio.

De hecho, las lluvias aparecieron por algunas horas la víspera en Puerto Príncipe, proporcionando un sombrío anticipo de lo que podría ocurrir, ya que se reportaron inundaciones que pondrían en riesgo sanitario a los refugios.