Rusia y China vetan en la ONU endurecer las sanciones a Corea del Norte

Rusia y China vetaron este jueves en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución propuesta por Estados Unidos para endurecer las sanciones internacionales a Corea del Norte en respuesta a sus últimos ensayos con misiles.

cc541915b6f42d7be64f05026594fd20dd6734ecminiw.jpg

El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, en una fotografía de archivo. EFE/Justin Lane

El texto recibió el apoyo de 13 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, pero no salió adelante dado que Rusia y China cuentan con poder de veto y pueden así bloquear la medida.

La iniciativa de Estados Unidos buscaba reforzar los castigos que pesan sobre el Gobierno norcoreano, que en lo que va de año ha llevado a cabo 17 rondas de pruebas con misiles, la más reciente esta misma semana, en desafío a las resoluciones del propio Consejo de Seguridad que se lo prohíben.

EE.UU. anunció hace ya dos meses que buscaría endurecer las sanciones y, desde entonces, ha tratado sin éxito de convencer a China y Rusia para hacerlo, argumentando que Naciones Unidas tiene que responder con claridad a las provocaciones norcoreanas.

"Corea del Norte ha interpretado el silencio de este Consejo como una luz verde para actuar con impunidad y subir la tensión en la península", subrayó la embajadora estadounidense, Linda Thomas-Greenfield, antes del voto.

Sin embargo, tanto la delegación china como la rusa insistieron una vez más en que las sanciones no son la respuesta adecuada y culparon a Estados Unidos de la situación actual.

Rusia y China dicen desde hace meses que lo que hay que hacer es rebajar las sanciones para reconocer los gestos de acercamiento que Corea del Norte hizo durante los últimos años, en los que llegó a mantener negociaciones con la Administración estadounidense cuando estaba dirigida por el presidente Donald Trump (2017-2021).

Corea del Norte abandonó durante un tiempo sus ensayos armamentísticos, pero los ha retomado ante la falta de avances en el diálogo con Estados Unidos, que no consiguió resultados concretos y que ahora permanece congelado.

Rusia y China culpan a EE.UU. de ese bloqueo, al considerar que no hizo ninguna concesión y no correspondió los gestos del régimen de Kim Jong-un.

El embajador chino ante la ONU, Zhang Jun, subrayó hoy que imponer más sanciones no sólo no resolvería el problema, sino que complicaría aún más las posibilidades de avanzar y podría castigar a la población en un momento complicado por el brote de covid-19 en el país.

Su homólogo ruso, Vasili Nebenzia, aseguró que la "línea dura" del Gobierno estadounidense "ha destruido por completo los progresos positivos" registrados en años anteriores.

"Reforzar la presión con sanciones a Pionyang no sólo es inútil, sino que es extremadamente peligroso desde un punto de vista humanitario", señaló Nebenzia.

Aunque siempre han mantenido posturas distintas sobre Corea del Norte, las potencias del Consejo de Seguridad habían logrado durante años ponerse de acuerdo para responder al programa nuclear y de misiles de los Kim y habían evitado los vetos cruzados.

Tras imponer unas primeras sanciones en 2006 después de que Corea del Norte llevara a cabo su primer ensayo atómico, el Consejo de Seguridad endureció progresivamente los castigos hasta 2017, cuando aprobó el paquete más reciente, que incluía fuertes limitaciones al acceso a productos petroleros y vetos a las exportaciones de varios sectores.

La resolución propuesta hoy por EE.UU. buscaba añadir nuevas restricciones para presionar al Gobierno norcoreano y, según ese país, facilitar al mismo tiempo el suministro de ayuda humanitaria a la población.

Aunque fuera de Rusia y China el resto de países apoyaron la iniciativa, varios Estados miembros trataron hasta el último momento de posponer la votación para tratar de lograr algún tipo de compromiso y evitar una fractura tan clara en el Consejo, según fuentes diplomáticas.