La avalancha de residuos plásticos podría ser irreversible

La avalancha de residuos plásticos que ensucia las playas del mundo podría ser algo más que una monstruosidad. Podría ser una bomba de relojería tóxica.

Etiquetas: 

garbage-2832778_640_0.jpg

Muhammad Numan/Unsplash

Investigadores europeos han advertido que la ola de contaminación que envuelve al planeta podría estar llegando a un punto de inflexión. La avalancha de residuos plásticos podría convertirse en una crisis irreversible.

Entre 9 y 23 millones de toneladas de polímeros llegan a los ríos, lagos y mares del mundo cada año. Es posible que una cantidad aún mayor llegue a los suelos terrestres y que para 2025 -a menos que el mundo cambie su forma de actuar- estos niveles de contaminación se hayan duplicado.

Y, según advierten los investigadores, los efectos inciertos y aún desconocidos de la meteorización de tales volúmenes de plástico podrían provocar lo que se ha denominado "una deuda global de toxicidad", ya que las botellas de bebida, los trozos de aparejos de pesca, las tazas de café y las bolsas de basura se cubren de vida microbiana; y las partículas de plástico ensucian la superficie del mar, quedan suspendidas en la columna de agua y se acumulan en los sedimentos del océano.

Los residuos de plástico se han encontrado ya en todas partes: en las montañas más altas del mundo, en las fosas oceánicas más profundas, en las playas de las islas desoladas del Océano Antártico, en el hielo del Ártico y en los tejidos de los seres vivos, desde las aves marinas hasta las ballenas.
Agravamiento de la crisis climática

"Ahora mismo estamos cargando el medio ambiente con cantidades crecientes de contaminación plástica poco reversible. Hasta ahora no vemos evidencias generalizadas de malas consecuencias, pero si el plástico meteorizado desencadena un efecto realmente malo, es probable que no podamos revertirlo", afirma Matthew Macleod, de la Universidad de Estocolmo (Suecia).

El profesor Macleod y sus colegas advierten en la revista Science que, además de las amenazas a la fauna y flora silvestres y el peligro potencial de envenenamiento del medio ambiente, podría haber otras consecuencias hipotéticas.

Los contaminantes plásticos podrían agravar el cambio climático al interrumpir el tráfico de carbono entre el mundo natural y la atmósfera, y podrían aumentar la pérdida de biodiversidad en los océanos, ya sobreexplotados.

Los investigadores aún no conocen los efectos no toxicológicos a largo plazo de la contaminación por plásticos en los ciclos del carbono y los nutrientes, la fertilidad del suelo y los sedimentos y la biodiversidad. Tampoco se ha evaluado la posibilidad de que se produzcan efectos tóxicos retardados a medida que los polímeros de plástico se alteran por la intemperie.

Y si existen tales efectos, podrían persistir, hasta desencadenar lo que los científicos llaman un "punto de inflexión", mucho después de que la gente haya dejado de arrojar residuos plásticos al medio ambiente.

"El mundo promueve soluciones tecnológicas para reciclar y eliminar el plástico del medio ambiente. Como consumidores, creemos que si separamos adecuadamente nuestra basura de plástico, toda ella se reciclará por arte de magia", explica Mine Tekman, del Instituto Alfred Wegener de Alemania, y coautora del estudio.

"Tecnológicamente, el reciclaje del plástico tiene muchas limitaciones, y los países que tienen buenas infraestructuras han estado exportando sus residuos plásticos a países con peores instalaciones. Para reducir las emisiones hay que tomar medidas drásticas, como limitar la producción de plástico virgen para aumentar el valor del plástico reciclado, y prohibir la exportación de residuos de plástico a menos que sea a un país con mejor reciclaje."

Y su colega Annika Jahnke, del Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental de Alemania, advirtió: "En entornos remotos, los restos de plástico no pueden eliminarse mediante limpiezas, y la meteorización de los grandes artículos de plástico dará lugar inevitablemente a la generación de un gran número de partículas de micro y nanoplástico, así como a la lixiviación de sustancias químicas que se añadieron intencionadamente al plástico y a otras sustancias químicas que se desprenden de la columna vertebral del polímero de plástico".

"Así pues, el plástico en el medio ambiente es un objetivo en constante movimiento de creciente complejidad y movilidad. Dónde se acumula y qué efectos puede causar son difíciles o incluso imposibles de predecir".

Fuente: Climate News Network