Recomienda la CDHDF al GDF suspender la obra de la Supevía Poniente

El Ombudsman capitalino, señaló que la CDHDF llegó a la convicción de que se violaron diversos derechos de los peticionarios, integrantes del Frente Amplio, así como de las organizaciones Ciudadanos.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) recomendó al Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF) ordene la suspensión de la construcción de la Supervía Poniente, hasta que se realice una consulta pública, que garantice una participación amplia y plural, en la cual se consideren las preocupaciones, opiniones y propuestas de las personas afectadas por esta obra.

En la Recomendación 1/2011, derivada de las quejas de vecinos y vecinas de las delegaciones La Magdalena Contreras y Álvaro Obregón, con motivo de la construcción del proyecto conocido como Supervía, la CDHDF hace énfasis también en que el gobierno capitalino valore distintas alternativas de movilidad sustentable en el sur-poniente del Distrito Federal.

Al dar a conocer este instrumento recomendatorio, el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, señaló que a lo largo de la investigación, la CDHDF llegó a la convicción de que se violaron diversos derechos de los peticionarios, integrantes del Frente Amplio, así como de las organizaciones Ciudadanos por Contreras, Asociación Ecológica Tlalocan/Tarango y Bartola Axayácatl A.C.

Detalló que la Recomendación documenta violaciones a los derechos a la seguridad jurídica, a la información y a la participación ciudadana, y en relación con dichas violaciones, la afectación a los derechos a un medio ambiente sano, al agua y a una vivienda adecuada. “Establece asimismo la responsabilidad que sobre dichas violaciones tienen, el GDF, y los titulares de los órganos políticos administrativos en la Magdalena Contreras y Álvaro Obregón”.

Manifestó que a la CDHDF le interesa que, en la construcción de la mejor solución, se respeten los derechos humanos y, en caso de que resulten violados, se asuma la responsabilidad respectiva y se reparen los daños, como lo ordena la ley, sin distingos ni consideraciones sobre la ideología de las víctimas, la magnitud de su movimiento o grupo de referencia, su posición social, nivel de activismo político o cualquiera otra cuestión que pueda generar prejuicio o estigma.

Respecto a la opinión respaldada por 22, 460 firmas de ciudadanas y ciudadanos que expresan la problemática de movilidad en la zona sur-poniente, que se manifiestan a favor de la Supervía, recibida por la CDHDF, dijo que los argumentos no contenían queja, sino la convicción sobre la necesidad de que el GDF resuelva el problema de las dificultades de traslado para quienes van o vienen desde Santa Fe.

Apuntó que la posición de la CDHDF como defensora, la obliga por ley, por compromiso moral y por vocación institucional a estar al lado de las y los peticionarios, y a una defensa exhaustiva de los hechos, aun cuando estos no sean compartidos por la mayoría. “Y es que nuestras consideraciones no están sujetas a la voluntad mayoritaria, sino a la convicción sobre la violación de derechos humanos”.

Resaltó que el proceso de investigación de la queja, así como el contenido de la Recomendación, tiene un carácter eminentemente técnico, producto de una actitud de rigor jurídico y metodológico destinada a limitar al máximo consideraciones de tipo político e ideológico.

El Presidente de la CDHDF exhortó a la autoridad señalada a aceptar la Recomendación en sus términos y expresó la disposición de este Organismo para preservar la voluntad de diálogo, y que éste que sea respetuoso y productivo.