Crece ayuda de México a Haití

El Ejército Mexicano instalará una cocina comunitaria en las inmediaciones del hospital general, una de las zonas de mayor presión social en esta colapsada capital, para repartir tres mil comidas calientes entre los damnificados por el sismo que sacudió a Haití el 12 de enero.

De acuerdo con la estrategia de apoyo de las Fuerzas Armadas de México, el objetivo es instalar en el transcurso de la semana un área que permita repartir alimentos de manera ordenada entre los sobrevivientes al sismo que siguen deambulando en las calles en busca de ayuda humanitaria.

La cocina comunitaria será similar a la que instaló el Ejército Mexicano en New Orleans, Estados Unidos, durante la emergencia que generó el huracán Katrina.

México ha donado a los damnificados de Haití ocho millones de dólares, mil 950 toneladas de alimentos, medicamentos, plantas potabilizadoras de agua, generadoras de energía, equipos para armar casas de acampar, colchonetas y cobertores, entre otros artículos de primera necesidad.

Este miércoles atracó en las costas de Puerto Príncipe el buque "Papaloapan" con mil 720 toneladas de ayuda, que consiste en plantas potabilizadoras de agua, generadoras de energía eléctrica, alimento

y medicamentos que se repartirán entre los damnificados.

Además se alista la salida del buque "Zapoteco", que es cargado en el Puerto de Acapulco, Guerrero, en México.

En Puerto Príncipe unas 600 mil personas viven en 350 campamentos improvisados en parques, calles y jardines de oficinas del gobierno en condiciones precarias y deambulan en busca de agua y algo que comer en las calles.

Un sismo de 7.1 grados en la escala de Richter literalmente partió en pedazos y enlutó a la isla, que continúa sin volver a la normalidad.

De acuerdo con el reporte de la embajada, unos 32 mexicanos han sido desalojados, 44 han sido localizados fuera de Haití, otros 60 connacionales fueron ubicados con vida y decidieron quedarse en la isla.

El capitán de navío de la Armada de México, Abraham Caballero, seguró que las instrucciones que recibieron del secretario de Marina, Francisco Saynez, es permanecer en Haití hasta confirmar el estado de salud de los connacionales y, en su caso, llevar a cabo la repatriación voluntaria.

Las historias son similares, los damnificados siguen durmiendo al aire libre sin saber cuándo ni cómo procederá la reubicación y construcción de viviendas.