Necesaria, la construcción de una política pública integral que garantice el combate a la corrupción: PRD

Los senadores Alejandro Encinas Rodríguez y Armando Ríos Piter coincidieron en que la corrupción es un fenómeno estructural, multifactorial y sistémico, que lamentablemente forma parte del engranaje a partir del cual funciona el sistema político del país.

“Sin corrupción, no funcionaría el actual sistema político en México”, afirmó Encinas Rodríguez.

En el inicio de las mesas de trabajo para el análisis y la construcción de las leyes secundarias en materia de Anticorrupción, el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, destacó que la importancia de la reforma en materia de anticorrupción radica en que va al régimen político.

“Yo no exagero, se requiere una reforma al Estado en la creación de este Sistema Nacional Anticorrupción. Y creo esa es la visión que debe prevalecer en la discusión del conjunto de leyes que vamos a dictaminar”, indicó.

Para ello, dijo, es necesario hacer un análisis serio sobre las facultades que se le concederán a la autoridad administrativa en materia de anticorrupción para evitar coartar derechos y libertades ya establecidas en la constitución.

“Permitir a una autoridad administrativa hacer la intervención telefónica o incluso el allanamiento de un domicilio implica el establecimiento de una serie de disposiciones que coartan los derechos y las libertades establecidas”, advirtió.

No obstante, dijo, se pueden buscar mecanismos que permitan al Sistema Nacional Anticorrupción desempeñar sus labores de investigación evitando injerencias indebidas de la autoridad y del Estado para evitar conculcar el derecho a la privacidad.

En este sentido, el senador Zoé Robledo señaló que es importante dotar al Sistema Nacional Anticorrupción y demás órganos investigadores de mecanismos que les permitan llevar a cabo su labor sin incurrir en violaciones a derechos de los ciudadanos.

Y aseguró que en la ley sí puede existir una interpretación amplia para hacer intervenciones telefónicas sin vulnerar derechos.

Cuestionó la posición de no querer dotar de herramientas para el combate a la corrupción a partir de las redes, como se hizo en la Ley de Telecomunicaciones donde se le dotó para el combate del crimen organizado.

Por su parte, el senador Armando Ríos Piter señaló que en el diseño de una política pública que permita combatir la corrupción se debe tener en cuenta que ésta se trata de un fenómeno de redes sistémicas y no de sólo problema de actores en lo individual.

“No podemos pensar que un acto de corrupción que termina lastimando en mil, 2 mil, 3 mil, 5 mil, 10 mil millones de pesos, es un acto en el cual hay un individuo que se los encontró ahí de paso y los jaló a su cuenta“, mencionó.

Ríos Piter aseveró que el fenómeno de redes se debe de combatir no exclusivamente bajo la óptica penal, sino con una visión de una política pública distinta que faculte a la autoridad para identificar y sancionar el problema.

“Yo creo que a lo que estamos obligados los senadores y senadoras es escuchar a los ciudadanos de cuál es el fondo de visión de política pública que se quiere entender para el combate del fenómeno de corrupción”, concluyó.