5 pequeñas acciones que harán grande a tu equipo de trabajo

Los modelos de trabajo se han transformado de manera radical en el último par de años derivado de la pandemia y no sólo en cuanto a sus esquemas de trabajo, las empresas también se han replanteado su cultura, sus valores, hasta su modelo de negocios. Cada vez más empresas optan por planes estratégicos más humanos, en donde no se trata de trabajar más porque sí, sino de trabajar mejor en beneficios de todos.

Etiquetas: 

Ante el repunte de contagios, las organizaciones ven en 2022 un escenario retador, que requiere de sus habilidades de resiliencia para salir a flote. La gestión del tiempo y la comunicación de los equipos han sido piezas clave para crecer, aun en tiempos de pandemia.

“Sin importar el tamaño del reto es vital recordar el poder que tienen las pequeñas acciones porque son las que, con constancia, logran grandes transformaciones. Muchas veces pensamos que los grandes cambios vienen de transformaciones radicales y no es así, las pequeñas acciones pueden hacer mucho por una empresa, sobre todo en tiempos complejos como los que seguimos viviendo”, señala María Ibarra, fundadora y CEO de The Full Planner, la herramienta de planeación que convierte los propósitos en metas alcanzables.

Para poder cumplir con las metas establecidas, las empresas deben brindarle a sus colaboradores las herramientas para poder realizar su trabajo de la mejor manera, no sólo a nivel operativo, también a nivel de organización del trabajo.

De acuerdo con The Full Planner, éstas son cinco pequeñas acciones que pueden ayudar a que un equipo de trabajo obtenga grandes resultados:

1) Herramientas de organización. Las personas se encuentran luchando por encontrar espacio y tiempo para cumplir con sus objetivos en medio de las condiciones derivadas de la pandemia. Equilibrar la vida profesional y personal en este contexto puede parecer una tarea complicada, pero no es imposible.

En este sentido, es importante que los colaboradores tengan a la mano soluciones y herramientas que les permitan planear, controlar y organizar sus tiempos, esto con el objetivo de cumplir en la parte profesional, pero también que tengan la posibilidad de llevar a cabo sus proyectos personales.

2) Mejorar gestión del tiempo. No importa si se trabaja en oficina, se hace home office o se está en un modelo híbrido, la gestión de tiempo es una de las claves para tener equipos más eficientes. En este nuevo ambiente en el que confluyen diferentes distracciones, responsabilidades del hogar y es difícil concentrarse, es importante dotar a los integrantes del equipo de herramientas para que puedan mejorar su administración del tiempo.

Existen algunos métodos, como la técnica pomodoro, que pueden ayudar a los trabajadores a enfocarse en una actividad en un tiempo determinado, tomar un breve receso y continuar con las tareas pendientes. La gestión del tiempo no sólo ayuda a cumplir con los tiempos de entrega, sino que libera a los colaboradores de estrés innecesario por una mala planeación.

3) Capacitación constante. Los líderes de los equipos deben apostar por la capacitación constante de los integrantes de sus equipos. No solamente en el aspecto técnico y profesional, identificado generalmente como hard skills o habilidades duras, sino también en la parte personal.

Desarrollar habilidades como la perseverancia, comunicación efectiva, tolerancia a la frustración, trabajo colectivo o resiliencia permite integrar equipos con mejores habilidades sociales y de comunicación.

4) Pausas activas. Este concepto se refiere a pausas durante el horario de trabajo para realizar actividad física. Estas pausas sirven para que los colaboradores tengan breves descansos y puedan recuperar energía y reducir la fatiga laboral. Las pausas activas pueden ayudar a reducir los niveles de estrés de los trabajadores y prevenir algunas enfermedades.

Esto, a su vez, repercute de manera positiva en la productividad y eficiencia del trabajador. Las pausas activas son un respiro necesario para los colaboradores, sobre todo aquellos que suelen estar sentados un tiempo prolongado frente a la computadora.

5) Reuniones, solamente cuando sean necesarias. Las reuniones constantes, ya sean físicas o por medio de videollamada, pueden cortar el ritmo de trabajo de un colaborador. Debido a esto, es recomendable llamar a este tipo de juntas solamente cuando sea realmente necesario. Si la información se puede dar a conocer a través de un correo electrónico o algún otro medio, hay que optar por ser prácticos y eficientes.