Créditos para mujeres, la clave para romper la brecha de género

Aunque en los últimos años han existido esfuerzos para generar una mayor inclusión financiera en México, todavía quedan muchos retos por delante. La brecha de género es una de las grandes deudas por saldar, ya que tiene un impacto directo en rubros sociales, laborales, salariales, educativos y financieros. En pocas palabras, se traduce en menos oportunidades de crecimiento para las mujeres.

En el panorama financiero la tendencia es clara: las mujeres tienen menos acceso a productos y servicios. De acuerdo con cifras del Panorama Anual de Inclusión Financiera 2021, en créditos hipotecarios de la banca múltiple, la brecha es de de 24.6 pp (puntos porcentuales) a favor de los hombres, mientras que en tarjetas de créditos de la banca existe una brecha de 2 pp a favor de ellos.

Esta tendencia es paradójica: las mujeres suelen tener un mejor comportamiento a la hora de pagar créditos, sin embargo, hay menos oferta crediticia para ellas. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en el Reporte de Inclusión Financiera 9, indicó que la evidencia sugiere que las mujeres presentan menores tasas de impago y que el crédito para ellas requiere de una menor reserva de capital.

“Las mujeres son más responsables y cumplidoras a la hora de pagar un crédito, eso es un hecho. No obstante, hay menos oportunidades para que puedan acceder a este tipo de productos. Factores como falta de historial crediticio, falta de propiedades y sesgos relacionados a cuestiones de género impiden que más mujeres se puedan apalancar de este tipo de financiamiento”, señala Bernardo Prum, Managing Director de Creze, plataforma que ofrece préstamos en línea para pequeñas y medianas empresas en México.

Más y mejores préstamos para mujeres implican un mayor impacto en sus comunidades. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), las mujeres destinan alrededor del 80% de sus ganancias a sus familias; por lo que el acceso a más servicios y productos financieros podría representar una oportunidad para mejorar la calidad de una familia completa, no sólo de un individuo.

¿Cómo las fintech pueden empoderar a las mujeres emprendedoras?

Las brecha de género también tiene implicaciones a la hora de emprender. De acuerdo con cifras de la Radiografía del Emprendimiento en México 2020, elaborada por la ASEM, solamente el 2% de las empresas fundadas por mujeres recibió financiamiento por fondos de inversión y apenas el 1% recibió fondeo por inversionistas ángeles. La falta de crédito para este tipo de empresas impacta directamente el crecimiento y escalabilidad del negocio.

“Es increíble, pero incluso en nuestros días las entidades financieras tradicionales pueden rechazar una solicitud de financiamiento por diversos sesgos de género. Todavía se evalúa de manera distinta a un solicitante masculino que a una mujer. Se diferencian los procesos y se ponen en la balanza aspectos personales que no deberían de tener peso en el otorgamiento de un crédito”, agrega el Managing Director de Creze.

En Latinoamérica, las empresas encabezadas por mujeres reciben hasta 50% menos de inversión a pesar de que estos negocios generen ingresos hasta 20% mayores que las organizaciones lideradas por un hombre, de acuerdo con el reporte Mujeres emprendedoras: una oportunidad de inversión inexplorada, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En este contexto, nuevos jugadores del sistema financiero, como las fintech, pueden ser una alternativa de financiamiento para todas las empresas sin importar quién la dirige, ya que al utilizan mecanismos objetivos de entrega de créditos y analizan, por medio de sus algoritmos, el estado de la organización, su capacidad de pago, además de evaluar otras variables para medir el nivel de riesgo real y otorgar un crédito acorde a las necesidades y capacidades de pago reales del negocio.