En época de lluvias el riesgo de accidentes viales puede incrementarse entre 15 y 20%

La temporada de lluvias puede afectar seriamente las condiciones de los caminos y vialidades, entre los principales riesgos se encuentran: la hidroplaneación (que se da cuando las llantas pierden contacto con el suelo debido a la capa de agua que se forma con la lluvia), encharcamientos profundos, vías inundadas y poca o casi nula visibilidad para el conductor, estos riesgos pueden causar serios daños para el vehículo, así como afectaciones al conductor, pasajeros e incluso a terceros.

Etiquetas: 

El Centro de Experimentación y Seguridad Vial México (CESVI) estima que en época de lluvias los accidentes viales pueden incrementar entre 15 y 20% debido a que los residuos de los vehículos como aceites y gasolina, entre otros, se quedan sobre el asfalto y dejan la superficie resbalosa, lo que aunado a la poca visibilidad puede derivar en un accidente vial.

GNP Seguros comparte información sobre los principales riesgos y acciones de prevención ante éstos:

Pérdida de Tracción en las llantas: La combinación del agua con el aceite que van dejando los autos produce una capa resbalosa en el asfalto que no desaparece cuando aumenta la intensidad de lluvia.

  • Reduce la velocidad.
  • Cuida de mantener el doble de distancia de frenado.
  • Al frenar hazlo despacio para evitar que las llantas se bloqueen, comienza reduciendo la velocidad y bombea ligeramente el pedal hasta que los frenos respondan.

Hidroplaneación: Se da cuando las llantas del auto pierden contacto con la superficie del asfalto y flotan sobre una película de agua. El conductor pierde el control de la dirección y frenado del auto.

  • Revisa que tus llantas cuenten con la presión de aire adecuada.
  • Reduce la velocidad, especialmente en condiciones de lluvia extrema.
  • Desacelera y procura mantenerte en un mismo carril.

Encharcamientos: Los encharcamientos son peligrosos ya que pueden dañar la transmisión y la marcha del vehículo ocasionando afectaciones serias.

Inundación Profunda: Si el automóvil se encuentra varado en una zona inundada, se pone en riesgo de pérdida del vehículo y seguridad de sus ocupantes.

  • Elije rutas alternas que no tengan inundaciones profundas.
  • De no ser posible elegir otra ruta cruza muy despacio, y al salir del agua presiona varias veces el pedal del freno para secarlos y recuperar cuanto antes la capacidad de frenado.
  • Evita cruzar encharcamientos mayores a medio metro o puedes causar daños severos en el auto.
  • En caso de encontrarse detenido en una zona de inundación profunda, evitar encender el vehículo.
  • Si el auto está en movimiento en una zona inundada y empieza a manifestar fallas, es recomendable apagarlo y no volver a encenderlo para evitar daños mayores.

Poca Visibilidad: Cuando la lluvia es muy tupida la visibilidad de los conductores disminuye considerablemente e incluso se vuelve nula.

  • Enciende las luces, de ser posible también las de niebla.
  • Si es demasiado tupida la lluvia, enciende también las intermitentes
  • Realiza cambios de carril con anticipación, encendiendo las direccionales correspondientes.

GNP Seguros promueve los siguientes pilares clave de seguridad vial:

• 1) Conductor Responsable. Las cuales incluyen atención en todo momento al conducir, conocimiento y respeto por señalamientos viales y límites de velocidad.
• 2) Vehículo Seguro. Consiste en la revisión de las condiciones del auto para identificar cualquier riesgo y
• 3) Condiciones del Camino. Considera tomar precauciones específicas dependiendo del tipo de camino y condiciones climáticas. Estos pilares tienen el objetivo de reducir los accidentes de tránsito atribuibles a acciones de los conductores que representan cerca del 90% del total de accidentes viales.

Llevar a cabo un manejo con responsabilidad es clave para disminuir riesgos que pueden afectar al conductor, pasajeros e incluso otros conductores.