Cuando la magnitud del apoyo mundial a México es más grande que el sismo

En una semana, México se dio cuenta de que no existen las fronteras y que las únicas divisiones son sólo para repartir la ayuda que llega de todas partes del mundo; México supo que es querido por otras naciones y que su espíritu solidario ha conmovido lo mismo a gobiernos e instituciones internacionales que a deportistas y artistas que ven a los mexicanos como ejemplo de lucha y empeño.